Estamos con Ana Estrada

Cucos y prejuicios (II)

Publicado: 2013-01-07

Primero el rollo comercial y luego continúo el rollo infumable de la cacería de "terrucos y piratas", que rebaja a sus impulsores a ese nivel (o peor). Esta segunda parte está pensada en hacer frente a otro cuco, la inacción frente a los reclamos, algo que con orden e información se puede corregir y enfrentar.

Sin miedo no hay solución.

Muchas personas no entienden o no conocen el poder del boicot. El boicot es más eficiente que cualquier órgano regulador, decisión política o judicial. Además, es una excelente arma contra políticos corruptos.

Si esas personas dejan de consumir productos engañosos o votar por malos políticos, la selección natural se encargará de hacer el resto del trabajo.

Otário, el dolor de cabeza de varias empresas en Brasil (especialmente telecomunicaciones).

No es raro ver que la gente salga a protestar para conseguir que sus derechos se hagan valer, que una "obra" con antecedentes de corrupción no se realice (y que los medios criminalicen la protesta, llegando a justificar la represión) y que se deba hacer bastante ruido para que una ley copiada de monografías.com no traiga la censura y cacería china al perú (y de yapa beneficiar a un ISP metido en monitoreos de tráfico), ya que la prensa local no quiso hablar hasta que alguien de afuera les mandó el roche.

Ahora vemos eso último con la ley del negacionismo (que busca parcializar la noción de terrorismo en el perú), con la diferencia que la prensa mete cucos para intentar justificarla, si a eso se puede llamar justificar.

La sordera de las autoridades a los reclamos y hasta su complicidad en los abusos, hace que la gente desconfíe de todo y hemos llegado al punto que ni se puede confiar en los mecanismos de reclamo, porque sencillamente no sirven.

Estos mecanismos son tan lentos (gracias congresista Luna, impulsor del infame libro de reclamaciones) que la gente tira la toalla y se queda con un servicio funcionando a medias. O peor aún, para salir del atoro en ese servicio contrata uno parecido (a veces del mismo proveedor), por lo que ya no está en un problema sino dos. Pero por ese trozo de tiempo que le hace perder el reclamo es que muchas veces no le importa, aunque termine mal luego de ello (y de eso se aprovechan las empresas infractoras).

La experiencia habla (i).

El fin de semana pasado me tocó terminar uno de esos incidentes con Interbank. Efectuaron dos operaciones por tipo de cambio que no correspondían hacer al banco sino a Paypal (por lo que pagué esas dos operaciones en soles), terminando con cuentas raras en mi historial de movimientos.

Era una pelea de callejón por menos de 20 soles, pero en el momento que desaparecieron era mi existencia. Y lo que pasaba con 20 soles podía pasar con mil (o más).

Efectué el reclamo por la vía formal (el bendito libro que no querían brindar en un comienzo floreando que el banco hizo lo correcto con el tipo de cambio) y metieron la pata con el segundo pago que realicé por la misma vía, de la misma forma (no tenía opción, hay un duopolio con las de débito). El mes pasado elevé el reclamo a segunda instancia por los dos incidentes, adjunté una carta de Paypal por la consulta que hice sobre esas operaciones (Paypal declara los montos netos de las transacciones y la moneda usada) y varios estados de cuenta.

Luego de esto, Interbank corrigió de mala manera la segunda transacción, pero mantuvo intacta la primera por terquedad, por lo que mandé una solicitud de reconsideración (prácticamente una amenaza legal) quejándome por la falta de ética del banco y diciendoles que nos estábamos peleando por una bajeza (luego subo esa carta para que se caguen de risa). Ya entrando enero, finalmente devolvieron el saldo que se llevaron.

Y tenía un plan B si esto fallaba. El tipo de cambio en la primera transacción (moví 97 dólares para comprar un pedido) era de 2.70 (según Paypal cuando me cobró la plata) y creo que era 2.73 el tipo de cambio bancario en ese día; cuando Interbank intentó justificar su canallada en una carta de respuesta, ¡el tipo cambio resultante era de 2.86! En pocas palabras, tenía como demostrar ese cobro inflado y como estoy hecho Hulk por otro problema, no me hubiese importado ir más allá si el banco se entercaba.

En resumen, la información de lo que uno tiene, puede y (sobre todo) no puede ayuda a resolver conflictos, no necesité estar día tras día en esto, solo brindar la información necesaria antes que se acaben los plazos de los arbitrajes.

El uso de la razón importa mucho aun en casos desesperados, dejar que el malo se lastime con su propia lengua es muy útil cuando la formalidad es obligatoria como este caso. Y aun cuando se llame al boicot o cuando el infractor sigue terco, deja que él mismo se manche y ventila el caso, si pese a las razones no se hace justicia.

Demasiada paja.

No, no me gusta fumar ni ponerme cosas en la nariz. Yo sé que en el párrafo anterior aún ignoro la corrupción, el lobby, las matonerías, etc. Tranquilos.

Y no lo ignoro a propósito, porque acá me centré en resolver un problema de una manera formal. Sin embargo, vemos varios contraejemplos por parte de las autoridades, donde para resolver un problema piden recurrir a romper sus propias reglas, patear su propio tablero. Pero todo eso vendrá en la siguiente nota.


Escrito por

chillinfart

Subempleado, aprendiz de pervertido y sobre todo CONSUMIDOR INDIGNADO.


Publicado en

V de Vergüenza

Otro jeropa más en lamula.pe